lunes, 24 de julio de 2017

Compasión y Lástima


Pocas personas comprenden la diferencia que hay entre las emociones de "Compasión" y "Lástima", y aunque podríamos extendernos mucho en un  análisis etimológico, o en una explicación científica o coloquial de estos términos, en esta ocasión solo quiero darles un par de referencias que espero les sean útiles en su vida práctica.

La compasión implica acción. Por tanto, se trata de un sentimiento activo. ¿Qué significa esto? Pues que la persona que practica la compasión hace todo lo posible para eliminar o mitigar el sufrimiento, de si mismo o del otro.

La lástima implica pasividad. Las personas que sienten lástima manifiestan un sentimiento pasivo o, lo que es lo mismo, expresan tristeza pero ausente de acción, aunque esté experimentando un dolor propio, o viendo a alguien sufrir por alguna razón, se mantienen alejado e inactivos, dejando que la pena subsista.

Como podrás observar mi querido lector, la compasión es muy diferente a la lástima, y es por ello que hoy quiero invitarte a que te trates con compasión y a quererte mucho!...Deja que las bendiciones de Dios te cobijen y tómalas con gratitud, pero no permitas que la lastima por ti mismo o por los demás domine tus acciones. Ante la pena o el dolor, actúa de manera consiente para encontrar una solución. TU TIENES EL PODER.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, por favor anota tu nombre y tu e-mail y ponto nos pondremos en contacto contigo.