viernes, 10 de febrero de 2017

Subir la escalera del éxito


Subir la escalera del éxito es una metáfora común. No muchos se dan cuenta de lo verdadera y poderosa que es esta metáfora. Para cualquier cosa en la vida que comienza mentalmente nos ubicamos en el peldaño inferior y visualizamos que iremos hacia arriba poco a poco, pisando escalón por escalón. 

Si usted es realmente talentoso, quizás puede pensar que es factible saltar al segundo, tercero, y tal vez incluso hasta el cuarto peldaño antes de comenzar su ascenso. Aun así, al llegar casi a la cima, usted tendría que subir peldaño a peldaño al igual que todos los demás.

Es lo mismo con cualquier logro. Usted tiene que empezar por el principio, adquirir conocimientos, la experiencia y la sabiduría, subiendo los peldaños del éxito hasta que logre su objetivo final. Es sólo la velocidad de la subida lo que es diferente para cada persona, no el ascenso.

Muchos, sin embargo, son impacientes. Buscan el truco "secreto", imaginan que existen recovecos ocultos en la parte superior de la ruta elegida que les permitirá llegar a su destino sin tener que subir la escalera peldaño a peldaño.

Por poner un ejemplo, José quería enriquecerse mediante el desarrollo de un complejo centro comercial. No estaba dispuesto a subir la escalera paso a paso. En lugar de ello, trató de saltar a la cima comprando una enorme extensión de terreno sin tener una planeación previa. Para empezar, contrajo una pesada deuda, luego contrató ingenieros, agentes inmobiliarios y muchos asistentes, pero él prácticamente no tenía experiencia, ni conocimientos, o la capacidad para desarrollar este tipo de proyectos. Así se generaron un sinfín de problemas que lo llevaron a terminar ante los tribunales, lo perdió todo (incluido su matrimonio). La vida le dio un fuerte revés y se vio obligado a volver a bajar la escalera, y ahora tiene que empezar todo de nuevo. No se puede evitar tener que subir, no importa lo que hagas.

Quizás con una planeación adecuada y las previsiones necesarias, sería posible subir en menos tiempo o con mayor comodidad, como si se utilizara un salvaescaleras, pero, aun así se requiere de ir avanzando con buenos márgenes de seguridad como los que aportan un buen equipo de trabajo, comprometido con las metas establecidas, competente y capaz de ayudarnos a compensar nuestras propias carencias en experiencia o conocimiento.

Por supuesto que la perseverancia es una clave importante. Como lo dice un buen amigo mío. El secreto del éxito es… "ir a trabajar todos los días."

Por otra parte, si no le gustan los peldaños que está intentando subir, es probable que esté en la escalera equivocada. ¡Analícelo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, por favor anota tu nombre y tu e-mail y ponto nos pondremos en contacto contigo.